Descubre todo sobre la Función de los Glúcidos

La función de los glúcidos, también conocidos como “carbohidratos” son los azúcares, almidones y fibras que se hallan en las frutas, granos, verduras y productos lácteos. Aunque frecuentemente se difama en las dietas modernas, los glúcidos, uno de los grupos básicos de alimentos, son importantes para una dieta saludable. Si deseas conocer más acerca de este tema, continua leyendo este articulo…

función-de-los-glúcidos-1

Función de los Glúcidos

Los glúcidos, un nombre habitualmente utilizado para los carbohidratos, proporcionan una fuente de energía esencial para sustentar la vida. La matriz extracelular y las macromoléculas secretadas están constituidas por la mayoría de los polisacáridos, que son una forma de carbohidratos complejos, unos conjugados moleculares conocidos como polisacáridos o glicanos.

Pueden controlar o mediar una extensa variedad de acciones en las interacciones célula-célula y célula-matriz vitales para el crecimiento y la función de todos los seres multicelulares complejos y asimismo las interacciones entre los seres (como por ejemplo, entre el huésped y el parásito). Además, los glúcidos simples, fuertemente dinámicos unidos a proteínas son abundantes en el núcleo y el citoplasma, donde parecen servir como mandos de control.

Los glúcidos son de naturaleza ubicua y, como parte de la matriz extracelular, desempeñan un papel importante en la transmisión de importantes mensajes bioquímicos inter y extracelulares. Para hacer esto, guían la información celular que es vital para el desarrollo de células y tejidos sanos y para la función fisiológica. Los glúcidos igualmente juegan un papel significativo en el cuidado de la piel. Estas eliminan cicatrices, manchas, afecciones dérmicas, tejidos de la piel deteriorados y suavizan la piel y la hacen más saludable.

función-de-los-glúcidos-3

Los glúcidos o carbohidratos son uno de los tres macronutrientes en nuestra dieta. Estos existen en muchas formas y se hallan principalmente en alimentos ricos en almidón como el pan, la pasta y el arroz, así como en ciertas bebidas, como los jugos de frutas y las bebidas endulzadas con azúcar. Los glúcidos son la fuente de energía más significativa para el cuerpo y son vitales para una dieta variada y equilibrada. Los avances en la investigación científica han puesto de relieve las diferentes funciones de los glúcidos en el cuerpo y su valor para promover la buena salud.

En cuanto a que son los glúcidos, los bloques de construcción de todos estos, son azúcares y se pueden especificar según la forma en que se combina la cantidad de unidad de azúcar en una molécula. La glucosa, la fructosa y la galactosa son los mejores ejemplos entre las unidades de azúcares individuales, también conocidos como monosacáridos. Las unidades dobles se denominan disacáridos, siendo la más conocida la sacarosa (la azúcar de mesa) y la lactosa (la azúcar de la leche). (ver artículo: Función de las Plaquetas)

La glucosa y la fructosa son monosacáridos y se pueden hallar en frutas, bayas, verduras, miel, glucosa y jarabes de fructosa. El azúcar de mesa o la sacarosa es un disacárido de la glucosa y la fructosa y se produce naturalmente en la remolacha azucarera, la caña y la fruta. La lactosa, un disacárido que radica en glucosa y galactosa, es el azúcar principal en la leche y los productos lácteos, y la maltosa, el disacárido de glucosa, se halla en los jarabes derivados de la malta y el almidón.

función-de-los-glúcidos-4

Los polioles son alcoholes de azúcar. Acontecen en la naturaleza, pero la mayoría de ellos son convertidos comercialmente por azúcares. El sorbitol es el poliol más utilizado; el xilitol se utiliza frecuentemente en la goma de mascar y mentas. El Isomalt es otro poliol usado en confitería y está hecho de sacarosa. Los polioles son dulces y se pueden utilizar en alimentos de forma similar a los azúcares, aunque pueden tener efectos laxantes cuando se consume demasiado. En los glucidos o carbohidrtaos, tenemos varios sub grupos, entre estos podemos mencionar:

Oligosacaridos:

La Organización Mundial de la Salud especifica los oligosacáridos, como los carbohidratos, que se forman a partir de 3-9 unidades de azúcar (monosacáridos), aunque otras definiciones admiten que las longitudes sean un poco más largas. Los fructo-oligosacáridos poseen hasta 9 unidades de fructosa y se producen comercialmente por hidrólisis parcial o deficiencia de enzimas de inulina. La rafinosa y la estaquiosa se hallan en pequeñas cantidades en algunas legumbres, cereales, verduras y miel.

Polisacáridos:

Para constituir un polisacárido se necesitan diez o más unidades de azúcar, y en ocasiones inclusive varios miles. El almidón es la principal forma de energía en hortalizas y cereales. Esto incluye largas cadenas de glucosa y se muestra en forma de gránulos, cuyo tamaño y forma varían dependiendo del dispositivo en el que están contenidos. El equivalente proporcionado en animales y humanos se llama glucógeno.

función-de-los-glúcidos-5

Los polisacáridos que no son almidón son los mecanismos principales de la fibra. Ellos poseen celulosas, hemicelulosas, inulina, pectinas y gomas. La celulosa es el elemento principal de las paredes celulares de las plantas y consta de varias miles de unidades de glucosa. Los componentes individuales de la fibra dietética poseen diferentes estructuras físicas y propiedades.

Un rasgo característico de la función de la fibra es que las personas no pueden digerirla. No obstante, algunos Tipos de fibra pueden ser metabolizados por bacterias intestinales para originar compuestos, las células intestinales humanas pueden utilizarse para la producción de energía. Por lo tanto, su contenido de energía promedio más bajo en comparación con la mayoría de los otros azúcares. (ver artículo: Función de los Testículos)

Glúcidos en el cuerpo

La función principal de los glúcidos es suministrar energía, pero igualmente juegan un papel importante en la estructura y función de las células, tejidos y órganos, además de actuar en la formación de estructuras de carbohidratos en la superficie celular. Las diferentes clases moleculares son los proteoglicanos, glicoproteínas y glicolípidos.

Los almidones y los azúcares son las principales energías suministradas por las fuentes de glúcidos y suministran 4 kilocalorías (Kcal) por gramo. Los polioles suministran 2.4 kcal y la fibra 2 kcal por gramo, respectivamente.  El poliol eritritol no se metaboliza en absoluto y, por lo tanto, posee 0 calorías.

Los monosacáridos se absorben en el intestino delgado hacia el torrente sanguíneo, donde luego se trasladan a su sitio de uso. Los disacáridos son degradados por enzimas digestivas en monosacáridos. El cuerpo igualmente necesita la ayuda de enzimas digestivas para fraccionar las largas cadenas de almidones en sus azúcares básicos, que luego se absorben en el torrente sanguíneo.

función-de-los-glúcidos-6

El cuerpo humano utiliza hidratos de carbono en forma de glucosa. La glucosa se puede convertir en glucógeno, un polisacárido equivalente al almidón que se almacena en el hígado y los músculos y está fácilmente disponible para la fuente de energía del cuerpo. El cerebro y los glóbulos rojos requieren glucosa como fuente de energía porque no pueden utilizar directamente la grasa, las proteínas u otras formas de energía para esta intención.

Esto se debe a que la glucosa en la sangre se conserva en un nivel óptimo en todo momento. Se necesitan cerca de 130 gramos de glucosa por día para cubrir las necesidades energéticas del cerebro. La glucosa puede proceder directamente de los carbohidratos de los alimentos, del glucógeno o de la conversión de algunos aminoácidos que repercuten en la división de proteínas. Varias hormonas, incluida la insulina, actúan velozmente para regular el flujo de glucosa que entra y sale de la sangre para mantenerla constante. (ver artículo: Función de la Sangre)

Glúcidos en alimentos

Cuando se ingiere el alimento que contiene glúcidos, hay un aumento proporcionado y una disminución subsiguiente en los niveles de glucosa en la sangre, conocidos como respuestas glucémicas. Esto manifiesta la velocidad de la digestión y la absorción de la glucosa, así como los efectos de la insulina de acción para regularizar los niveles de glucosa en sangre. Diversos factores afectan la velocidad y la duración de la respuesta glucémica, algunos son:

  • El tipo de azúcar que conforma los glúcidos, como la fructosa, la sacarosa y los polioles tiene una respuesta glucémica reducida en balance con la glucosa y la maltosa.
  • Algunas formas de almidón son más fáciles de asimilar que otras.
  • Métodos de cocción y elaboración.
  • Otros nutrientes en los alimentos, como la grasa, las proteínas y la fibra.

El efecto de varios glúcidos en los alimentos que contienen en la respuesta glucémica del cuerpo se clasifica por alimentos estándar, habitualmente pan blanco o glucosa, dentro de las dos horas posteriores a la ingestión. Esta medida se llama índice glucémico o “IG”. Un índice glucémico de 70 significa que los alimentos o bebidas que poseen carbohidratos causan el 70% de la respuesta de glucosa en la sangre observada con la misma cantidad de glucosa pura o carbohidratos de pan blanco.

función-de-los-glúcidos-7

Los alimentos con IG alto producen mayores respuestas de glucosa en la sangre que los alimentos con IG bajo. Los alimentos con IG bajo se digieren y absorben más lentamente que los alimentos que poseen un IG alto. La evidencia propone que una dieta baja en índice glucémico se asocia con un riesgo reducido de desarrollar enfermedades metabólicas como la obesidad y la diabetes tipo 2.

El cuerpo es capaz de asimilar la fibra y algunos oligosacáridos en el intestino delgado. La fibra ayuda a garantizar una buena función intestinal al elevar el volumen físico en el intestino y estimular el tránsito intestinal. Una vez que el hidrato de carbono no digerible pasa al colon, la microflora intestinal fermenta ciertos tipos de fibras, como las encías, las pectinas y los oligosacáridos. Amplía la masa total en el intestino y posee un efecto beneficioso sobre la composición de esta microflora.

En la actualidad hay suficiente evidencia de que los glúcidos pueden optimizar el rendimiento de los atletas. En el ejercicio de alta intensidad, los glúcidos o carbohidratos son el principal combustible para los músculos. Al consumir altos niveles de estos antes, durante y después del ejercicio, se conservan las reservas de glucógeno. El glucógeno es un depósito de glucosa que puede ayudar a un atleta a rendir más tiempo y ayudar a su cuerpo a conservar los esfuerzos.

función-de-los-glúcidos-8

Ahora se reconoce el papel crucial de la actividad física para mantener la salud y la forma física en la población general. Para aquellos que desean conservarse en forma y activos, se recomienda mantener un equilibrio con un alto contenido de glúcidos. Los glúcidos son un componente significativo de una dieta saludable y equilibrada.

Pueden ayudar a controlar el peso corporal, principalmente cuando se combinan con el ejercicio, son vitales para el buen funcionamiento de los intestinos y son un combustible significativo para el cerebro y los músculos activos. No se ha hallado que el almidón ni el azúcar desempeñen un papel particular en el desarrollo de enfermedades graves como la diabetes tipo 2, y el papel del azúcar en el desarrollo de la caries dental es menos significativo en las poblaciones actuales de fluoruro e higiene oral.

(Visited 170 times, 1 visits today)

Deja un comentario