Aprende todo sobre el Desarrollo Psicomotor

El desarrollo psicomotor se describe cómo los cambios en las capacidades cognitivas, emocionales, motoras y sociales de un niño desde el inicio de la vida a lo largo de los períodos fetal y neonatal, la infancia, la niñez y la adolescencia. Sucede en una variedad de dominios y una extensa gama de teorías hace que entender el desarrollo de los niños sea una tarea retadora. Si deseas conocer más acerca de este interesante tema, continúa leyendo este artículo…

desarrollo-psicomotor-3

Desarrollo psicomotor

Distintos modelos han intentado descifrar los orígenes de la conducta humana, el patrón de cambios en el desarrollo a lo largo del tiempo y los elementos individuales y contextuales que podrían dirigir el desarrollo infantil. Ninguna teoría única ha sido capaz de exponer todos los aspectos del desarrollo psicomotor infantil, pero cada una de ellas puede aportar una pieza significativa al rompecabezas del desarrollo infantil. Aunque las teorías a veces no están conformes, gran parte de su información es complementaria en lugar de contraria.

El conocimiento del desarrollo típico de los niños y las teorías y modelos relacionados es muy ventajoso para la práctica clínica, lo que lleva al reconocimiento de los disturbios del desarrollo y las formas en que se pueden afrontar y tratar. El desarrollo psicomotor de los niños durante sus iniciales años de vida es fundamental para que progresen adecuadamente en el desarrollo cognitivo, lingüístico y social, ya que los niños estudian y exploran el mundo que los rodea de una forma sensorial, ya que a los niños les encanta mirar, tomar, tocar, y un sinfín de experimentaciones.

El desarrollo psicomotor logra el progreso de las funciones motoras, del movimiento y la acción, así como las funciones psicológicas, entre las cuales existe un semejante cercano. A través de acciones psicomotoras, los niños adquieren conocimiento del espacio, el tiempo, sus cuerpos, objetos, situaciones, entre otras, y  además desarrollan sus habilidades.

desarrollo-psicomotor-1

Esta es una etapa esencial en la que los niños manifiestan, aprenden, exploran, evalúan, actúan, participan, aprenden rutinas, sienten, se emocionan, y es por eso que el desarrollo psicomotor se convierte en un aspecto importante de su vida diaria en la escuela infantil.

Para el desarrollo psicomotor de los niños en edad escolar, muchos institutos utilizan una metodología activa, creativa y completa, lo que transforma su vida cotidiana en un entorno experiencial en el que los alumnos aprenden competencias, habilidades, hábitos y actitudes que facilitan su posterior adaptación a la educación primaria. Se educan a través del juego y el movimiento, con lugares para el juego libre donde pueden expresarse y reconocer sus emociones y sentimientos.

En la enseñanza moderna no se dirige su aprendizaje, los niños son los maestros de su propio camino, descubren su entorno, sus propias habilidades y sus relaciones con los demás y consigo mismos. El desarrollo psicomotor les consiente cultivar su capacidad de percepción, crear y desarrollar su imagen corporal y expresarse a través de la acción creativa y las emociones. Gracias al desarrollo psicomotor, los niños instauran las bases de todo el proceso educativo.

desarrollo-psicomotor-2

En las escuelas infantiles modernas, los niños vivirán una de las etapas educativas más esenciales, que distinguirán como personas activas que son las protagonistas de su propio desarrollo, las personas que son escuchadas y cuyo potencial se anima son las que más rápidamente descubren el mundo.

A través del desarrollo psicomotor, se toman en cuenta las necesidades de cada alumno y cada grupo de edad, con actividades adecuadas a cada grupo y a cada niño, para guiarlos y acompañarlos en su desarrollo personal y educativo. Durante sus primeros 12 meses, su bebé se desarrollará a una velocidad extraordinaria, pasará de acostarse todo el día, a sentarse, a gatear, a levantarse, todo esto antes de enfrentar su mayor desafío hasta la fecha y dar sus primeros pasos. (Ver: Función del Hígado)

Para que esto sea permitido, desde el nacimiento, su bebé debe optimizar su control muscular y la forma en que coordina sus movimientos día tras día. Esto lo puede hacer a través de una gama de diferentes prácticas. Y mientras su cerebro se está desarrollando, gana peso y crece, sus brazos y piernas se estiran y sus músculos se fortifican. Apóyelo en todas y cada una de las etapas de su desarrollo proporcionándole atención.

desarrollo-psicomotor-4

Aliéntelo y felicítelo, además de ofrecerle nuevas actividades para que haga mientras se desarrolla, de esta forma, estimulará sus sentidos y lo ayudará a desarrollarse. También tenga fe en lo que puede hacer, su hijo apreciará su confianza y esto le dará aún más fuerza para progresar. Y si su bebé no logra cada meta, de acuerdo con el programa referido en los libros sobre desarrollo infantil, no se preocupe.

Aunque hay una serie de marcadores que proponen las edades promedio a las que los niños logran ciertas habilidades, desarrollan sus habilidades motoras a su propio ritmo y diversos factores pueden influir en esto. Si son prematuros, o nacen a término, su desarrollo, su el temperamento, el tipo de estímulos que adoptan, entre otros. Las visitas regulares a su médico serán ocasiones para comprobar que su bebé se está desarrollando adecuadamente. (Ver: Función de los Riñones)

Etapas del crecimiento en el desarrollo psicomotor

Durante sus primeros tres años de vida, el niño despliega sus capacidades motoras y psicológicas muy velozmente, tales como sus primeros pasos, primera sonrisa, primeras palabras, entre otras. Siempre es bueno tener en cuenta estos puntos a saber, teniendo en cuenta que cada niño progresa a su propio ritmo. Al nacer, el bebé posee los llamados reflejos arcaicos. Estos son movimientos automáticos y espontáneos que suceden durante la vida fetal. Él sostiene su mano muy fuerte cuando pones un dedo en su palma, camina cuando lo mantienes erguido.

Estos reflejos naturales desaparecerán progresivamente y darán lugar a reflejos más voluntarios cerca de la edad de dos meses. A esta edad, el niño ahora sonríe de verdad en contestación al adulto. Gira la cabeza para seguir objetos y mueve las manos y las piernas. Su cuerpo se torna cada vez más fortalecido, los músculos de su cuello y cuello sucesivamente se vuelven firmes. Cuando lo sostienes horizontalmente, él puede mantener su cabeza por unos instantes. Alrededor de cuatro meses en general, mantiene su cabeza durante largos momentos.

Colocado sobre su estómago, igualmente puede estirar el cuello y los hombros para mirar a su entorno. Al ser muy curiosos, les gusta mirar todo lo que pasa a su alrededor. Al mismo tiempo, empieza a rodar sobre su costado para pretender pasar sobre su espalda o su estómago. El niño examina su cuerpo desde el nacimiento. Sus manos lo fascinan, las mira, juega con ellas, luego se las lleva a la boca, y les encanta chuparse los dedos.

desarrollo-psicomotor-5

Alrededor de los tres meses, el bebé se aproxima a los objetos y puede sacudir un juguete durante unos segundos. Poco a poco aprende a mover los dedos. Entre los 2 y los 4 meses, un bebé empieza a trabajar sus cuerdas vocales. Él gorjea, balbucea y luego se ríe en pedazos.

Entre 4 y 8 meses

El niño coordina sus movimientos cada vez mejor y le encanta patear. Cuando tiene cerca de cinco meses de edad, ciertamente se pone boca abajo cuando se acuesta boca arriba, y viceversa. Su cabeza se conserva recta sin apoyo. Colocado sobre su estómago, levanta la cabeza y los hombros de pie sobre sus manos y brazos. Tendido de espaldas, levanta las piernas en extensión. Igualmente puede girar la cabeza cuando escucha un sonido.

Desde los seis meses de edad, algunos niños se acomodan para gatear. Próximo a los siete meses, el bebé puede sentarse solo sin ayuda; también puede levantarse sujetándose a un soporte. Entre los 4 y los 8 meses, los niños aprenden a usar sus manos y a conocer su cuerpo a través de ellas. Descubre sus pies, su pelo, sus genitales, y le gusta jugar con los dedos de los pies. A los cinco meses, logra agarrar los objetos que le fueron concedidos, estrujando sus dedos sobre ellos. (Ver artículo: Función del Corazón)

desarrollo-psicomotor-7

En esta etapa, el niño pequeño tiene un desarrollo en la fase oral. Trae a su boca todo lo que agarra. Utiliza su mano como pinza para atrapar objetos con los que quiere jugar entre los cinco y siete meses. Él es cada vez más sensible a los sonidos que escucha y las voces familiares. A los siete meses, ahora extiende sus brazos para ser cargado.

Entre 8 y 12 meses

A los ocho meses, el bebé empieza a moverse, se arrastra o se impulsa. En esta etapa, algunos niños se paran y avanzan agarrándose a los muebles. Cerca de diez meses, puede estar solo por unos instantes y más. Él usa sus brazos para conservar el equilibrio. La gran parte de los niños caminan entre los 10 y los 18 meses. Su habilidad continúa creciendo. Agarra objetos con mayor precisión y los pasa de una mano a la otra.

Le gusta jugar dar y recibir con otras personas y jugar al escondido. También le encanta dejar caer el objeto en su mano y verlo caer al piso. Cerca de los nueve meses, el niño manifiesta su deseo de comer con las manos y puede empezar a usar una cuchara, inclusive si aún no sabe cómo manejarla bien. Reconoce su primer nombre y gira la cabeza cuando escucha que alguien lo llama. Él también efectivamente empieza a jugar con otros alrededor de la edad de un año.

desarrollo-psicomotor-9

Entre 12 y 18 meses

Cerca de la edad de 1 año, sabe ponerse de pie y puede dar sus primeros pasos. Al comienzo, no es muy firme y camina con los pies bien separados, chocando y cayendo con periodicidad. Le gusta empujar y mover cosas, como carritos y sillas. Se sube a los muebles, pero no siempre sabe cómo bajar, y además puede subir una pequeña escalera con sus manos y rodillas.

Caminando bien seguro y firme alrededor de los 15, 16 meses, algunos niños empiezan a correr y subir escaleras con un poco de ayuda. A los 18 meses, en teoría, el bebé es cada vez más firme en su caminar y ciertamente corre.

Entre 19 y 24 meses

El niño logra nuevas habilidades motoras, este corre, sube y baja escaleras, sabe saltar desde una pequeña altura. Asimismo es capaz de subir y bajar muebles. Él puede colocarse en cuclillas para jugar y le gusta bailar cuando escucha la música. A partir de los 18 meses, también puede intentar vestirse. A los dos años, el niño pequeño puede caminar con un juguete grande.

desarrollo-psicomotor-8

También es en torno a esta edad que puede patear la pelota con el pie. Se vuelve cada vez más exacto en sus gestos y puede tener diferentes cosas en cada mano. En cuanto a los juegos, ajusta las piezas del rompecabezas con mayor exactitud. Le gusta columpiarse en el caballito y tocar los instrumentos musicales.

Entre 24 y 36 meses

Sube y baja escaleras perfectamente, y sabe cómo saltar cada vez mejor levantando sus dos pies del suelo. Le fascinan los juegos al aire libre, corre cada vez más rápido, recoge, lanza y patea una pelota. Le gustan los deportes y casi se pueden vestir. Su desarrollo motor es casi completo, y a los 3 años, algunos niños empiezan a montar en triciclo.

Durante este período, las habilidades son refinadas. Se está volviendo más inteligente con sus manos, su diseño mejora, sus rompecabezas son más complicados, sus construcciones más elaboradas. Entre los 24 y los 36 meses, el niño aprende a girar las manijas, desenrollar las tapas y desempacar los objetos. (Ver artículo: Función del Intestino Grueso)

Habilidades en el desarrollo psicomotor

El término habilidad psicomotora indica un movimiento que es moderadamente complejo y cuya ejecución demanda al menos una cantidad mínima de práctica; aquí se excluyen los actos reflejos como el estornudo.

La investigación demuestra que el trabajo de habilidades complejas puede ser influenciado por sensaciones que surgen de las cosas que el intérprete ve, sensaciones de los músculos que participan en el movimiento en sí, y los estímulos recibidos a través de otros órganos sensoriales. De este modo, el término habilidad sensorio-motora se utiliza para denotar la estrecha relación entre el movimiento y la sensación implicada en actos complejos.

Componentes simples de las habilidades corporales

La gran parte de las habilidades de la vida son continuas y complejas, y poseen una multitud de componentes integrados; no obstante, estas habilidades complejas pueden considerarse examinando sus partes componentes. Un número de habilidades motoras básicas son las que manifiestan el desempeño de muchas actividades rutinarias. Una categoría de habilidades puede ser referida considerablemente como destreza manual, que incluye destreza para los dedos finos, velocidad de la muñeca y la habilidad para apuntar.

desarrollo-psicomotor-10

Las habilidades motoras igualmente están influenciadas por la fuerza, de las cuales hay varios tipos, incluida la fuerza estática, que es la presión medida en libras ejercidas contra un objeto inamovible, y la fuerza dinámica, que es mover las extremidades con fuerza. La flexibilidad y la capacidad de equilibrio se dividen de forma similar en diferentes componentes.

Por lo tanto, la discusión de una cualidad única en el movimiento humano es errónea. Uno debe referirse en cambio a varios tipos concretos de habilidades. Las habilidades motoras igualmente se pueden clasificar por las características habituales de las tareas en sí. Las habilidades motoras gruesas se refieren a actos en los que los músculos más grandes son frecuentemente involucrados, mientras que las habilidades motoras finas indican acciones de las manos y los dedos.

La gran parte de las habilidades concentran movimientos de los grupos musculares más grandes y más pequeños. Por ejemplo, el jugador de básquetbol utiliza sus músculos esqueléticos más grandes para correr y saltar mientras maneja las habilidades motoras finas, como el control preciso de los dedos al driblar o lanzar la pelota.

desarrollo-psicomotor-11

Habilidades complejas e integradas

La mayoría de las habilidades de la vida se ajustan de varias partes integradas. Estas habilidades frecuentemente son controladas por la organización de la información visual útil para el artista, especialmente durante las primeras etapas de aprendizaje. Al mismo tiempo, la capacidad del individuo para analizar la mecánica de una tarea motora, su capacidad verbal y otros caracteres intelectuales y perceptivos puede influir en su adquisición de una habilidad.

Los hábitos psicomotores están mediados especialmente por la corteza sensorial y motora del cerebro y por las fibras neurales que vinculan los dos hemisferios cerebrales. De acuerdo con la mayoría de los teóricos, los resultados de aprendizaje se pueden relacionar con la cantidad o la duración de la recompensa a la práctica.

Se cree que los efectos de los factores asociativos y motivacionales optimizan el aprendizaje, mientras que se cree que los factores inhibitorios y de oscilación o variabilidad, restan valor al aprendizaje de las habilidades psicomotoras. (Ver artículo: Función del Sistema Digestivo)

(Visited 78 times, 1 visits today)

Deja un comentario